Puerta de madera con molduras: fácil de romper

Puerta de madera con molduras: fácil de romper.

Una puerta de madera, como se ha comentado en muchas ocasiones, aporta una seguridad muy baja debido a las múltiples formas en las que se puede vulnerar su seguridad. Ahora bien, ¿una puerta de madera con molduras es más segura?

Cabe destacar, en primer lugar, que las molduras hace referencia a un diseño estético (generalmente en la parte externa de la puerta, de acuerdo a una estética comunitaria) mediante el que se pueden llegar a representar un dos cuadros o múltiples cuadros dispuestos de distintas formas.

 

En muchos casos, para poder llegar a representar estos cuadros el fabricante o carpintero sobre una superficie plana, superpone estas molduras debidamente pegadas (cola especial) teniendo que rebajar la superficie de madera para que no sobresalga la madera.

Precisamente es, en estos casos, donde la puerta es más endeble y puede ocasionar un agujero de entrada muy factible para el intruso mediante una patada. Esto es así ya que la zona de la puerta se encuentra debilitada al contar con un grosor de manera no superior a 2 centímetros (porque la moldura se encuentra pegada al fin y al cabo).

Así, para un intruso, esto constituye una manera fácil de entrar con un golpe con un objeto contundente o simplemente empleando la fuerza bruta con una patada. El resultado es bastante palpable tal y como se puede ver en la fotografía inferior.

Una vez han quitado ese trozo de la puerta, pueden manipular libremente la puerta para hacer palanca (mucho más fácil al tener una mayor zona de sujeción) o, incluso, si la puerta tuviese las llaves puestas por dentro abrir la puerta metiendo la mano.

En un caso, no como el de la fotografía, de que el cuadro fuese más grande esta sería, directamente, una manera de introducirse en la vivienda y, una vez, dentro, poder emplear otras técnicas para abrir la puerta (en caso de que lo necesitase).

<h2>Puerta blindada con molduras, ¿es más segura?</h2>
La respuesta hay que interpretarla con matices: sí, es más segura pero siempre que se compare con una puerta de madera tradicional como la de la fotografía superior.

Esto es así debido a que la puerta blindada incluye una chapa de 0,6 mm de grosor que dota de una mayor seguridad a la puerta y, obviamente, costará más trabajo que una patada llegar a romper la moldura. Se podrá hacer, pero no será tan absurdamente fácil como en el caso de una puerta de madera.

<h2>¿Cómo mejoro la seguridad de una puerta con molduras?</h2>
Una mejora de la seguridad en una puerta de madera con molduras no es posible: es un fallo estructural de la puerta que carece de solución "estética".

Se pueden emplear soluciones, de manera poco ortodoxa, como colocar una aldaba de la longitud de la hoja para impedir que puedan romper la moldura (dos de ellas sería lo óptimo) pero esto únicamente es válido para cuando se está dentro de casa y sólo hace ganar en tiempo que tarda el intruso en entrar. También resta tiempo en caso de huida ante una situación de emergencia como puede ser un incendio.

La solución definitiva (y coherente) pasa por instalar una puerta acorazada en la que, desde el punto de vista estético, se coloque un tablero que imite dichas molduras pero en la que la hoja (sea de 6 u 8 centímetros) sea íntegramente de acero.

Cabe recordar que en el caso de las puertas acorazadas, existen tableros con distintas molduras que se superponen a la estructura de acero. Estos tableros, por lo general, tienen un espesor de 5 ó 6 mm y sobre ellos se pega las molduras necesarias para imitar la estética necesaria. En ningún caso supone una menor seguridad de la puerta.

Esta entrada fue publicada en Blog. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *